jueves, 21 de junio de 2012

GOBIERNO FEDERAL ATIENDE A FAMILIAS AFECTADAS POR EL HURACAN CARLOTA


 Reitero, amigas y amigos, que he querido estar el día de hoy, en Oaxaca, para ofrecer todo el respaldo del Gobierno Federal a las familias afectadas por el huracán Carlotta.
            Sabemos cómo han afectado estas lluvias torrenciales, huracanadas, a algunos estados del Sur del país, pero particularmente, a este Estado de Oaxaca, y en parte al vecino Estado de Guerrero.
             Sabemos que aquí el huracán provocó el corte del suministro de agua, de energía eléctrica en varias poblaciones; afectaciones a miles de viviendas, como ha quedado señalado aquí, particularmente en la Costa y en la Sierra Sur de la entidad.
            Sabemos, también, como se nos ha dicho, que hay daños a la red carretera; y afectaciones, desde luego, al comercio, a instalaciones turísticas, a la agricultura, a la pesca. En fin.
            Quiero decirles que desde que se detectó la presencia y el rumbo potencial que tendría este ciclón, me he mantenido en comunicación permanente con las autoridades de Protección Civil y con las autoridades militares para poder auxiliar con oportunidad y eficacia a las comunidades afectadas por este fenómeno.
           Hace un momento, estuvimos en el recorrido de una de las comunidades afectadas, en El Naranjo, en el Municipio de Santa María Colotepec, donde pude constatar la difícil situación que viven muchas familias, particularmente, por daños parciales, la mayoría a sus viviendas y en algunos casos por falta de víveres; de comunidades que están aisladas por circunstancias orográficas y que, según mis instrucciones, deben estarse atendiendo en este momento.
           Sé, también, que a nivel estatal se han estimado miles de viviendas, 12 mil 500, en diverso grado de afectación. Algunas, daños menores; afortunadamente, otras, la gran mayoría, algunos daños parciales, básicamente techumbres, lámina, tejas y algunas, también, daño total, resultaron afectadas.
             Y hay varias comunidades incomunicadas, sea por deslaves carreteros, sea, también, por la creciente de los ríos que las separan de otras.
             También, supimos, desde el primer momento, y lo lamento profundamente, de la pérdida de vidas humanas.
 Quiero extender mis más sinceras condolencias a las familias, varias personas que perdieron la vida. Dos menores, primero, en un deslave, en un derrumbe sobre su vivienda, ocurrido en los días del huracán. Otra persona, una mujer, que volcó su automóvil a consecuencia de un derrumbe en carretera.
             Y, por lo que se me ha informado, también, tres personas más que trataban de echar a andar una bomba en un pozo de agua y resultaron intoxicadas por el monóxido de carbono, desprendido de la misma. Descansen en paz y extender nuestras condolencias.
             Como ya se informó, también, el Gobierno Federal y el Sistema de Protección Civil emitió declaratorias de emergencia, en este caso, como ha dicho la Directora, hasta para 81 municipios ya, más cinco del Estado de Guerrero, con lo cual nos permite activar de inmediato recursos del Fondo Nacional de Desastres para atender las necesidades alimenticias, necesidades de abrigo y necesidades de salud, de cientos de miles de familias, potencialmente o fundamentalmente, damnificadas.
            La rapidez con que fueron emitidas estas declaratorias de emergencia y liberar los recursos de apoyo a las familias son dignas de destacarse.
 Y creo que, en parte, eso es producto, amigas y amigos, de que se promulgó una ley, recientemente aprobada por el Congreso Federal, que es la Ley General de Protección Civil, que promulgué, insisto, hace dos semanas, que agiliza la entrega de los apoyos a la población damnificada por desastres naturales, como es el caso.
 Como ya se ha dicho aquí, se han entregado ya más de 22 mil paquetes alimenticios, despensas; cantidades similares en términos de cobertores, colchonetas; decenas de miles de litros de agua, láminas de fibrocemento o de lámina de acero, que se han entregado, también; 40 mil por parte del Gobierno Federal.
 Perdón, me decía, Secretario, por 100 mil, estamos.
 20 mil del estado, 100 mil de la Federación, paquetes de aseo personal, etcétera.
             Los recursos de inmediata liberación a los que me he referido, faltará hacer la determinación de los daños, pero, por lo pronto, se han liberado 20 mil millones, que deben estar en curso para esta ayuda inmediata.
             Y hay que refrendarlo, la evaluación de los daños aún no concluye. Una vez que los daños se hagan casa por casa, la evaluación de los daños se haga casa por casa, comunidad por comunidad, estaremos en condiciones de saber con mayor certeza a cuánto ascienden estos daños y con cuánto podrá, de acuerdo con las reglas, apoyar las dependencias Federales y, particularmente, el Fondo Nacional de Desastres, a la población damnificada.
            Estamos en temporada de huracanes. Efectivamente. Estaremos muy atentos al monitoreo que el Servicio Meteorológico Nacional pueda proveernos, porque es entendible que pueda presentarse en esta coyuntura otros eventos similares. Esperemos que no sean de la misma magnitud, en estas mismas tierras, que han padecido los efectos de Carlotta.
             Es importante, de todos modos, que la gente esté muy atenta y que no baje la guardia. Es importante reforzar los medios de comunicación para efectos de medidas de protección civil, precisamente, para minimizar los riesgos materiales y, desde luego, los riesgos humanos, que pudiera haber, a consecuencia de otros fenómenos naturales similares.
             La emergencia que ha vivido el estado, que sigue viviendo en muchas comunidades, reclama que actuemos con oportunidad, con profesionalismo, con imparcialidad, con eficacia y, sobre todo, con sensibilidad social.
          He ordenado a los integrantes de mi Gabinete, los que están aquí presentes y los que están, cuyas dependencias están vinculadas a este fenómeno, de que dispongan de todo su tiempo y los recursos que reglamentariamente tengan a su alcance, para trabajar en favor de las familias oaxaqueñas.
         Nuestro compromiso es trabajar codo con codo con las autoridades estatales y municipales, para que los oaxaqueños superen la emergencia y vuelvan, lo más rápido posible, a la normalidad.
            Como hemos escuchado, desde el primer momento, el Ejército Mexicano activó el Plan DN-III, instalándose varios puntos de mando. Uno de ellos en este Batallón Militar, el 54, que también una parte, también, está dentro de los damnificados del huracán. Está ya procediéndose a hacer las reparaciones de cristales. En fin.
           Pero el Plan DN-III se activó desde el primer momento. El Plan Marina, de la Armada de México; el Plan Huracanes, de Policía Federal. Vamos a mantener, desde luego, la presencia federal el tiempo que sea necesario.
           Vamos a seguir apoyando, conforme a las posibilidades presupuestarias y reglamentarias del Gobierno Federal.
            Los soldados, los marinos, los policías movilizados han apoyado y seguirán apoyando a las familias en las tareas de limpieza, de reconstrucción, de entrega y distribución de víveres, de láminas, conforme a las instrucciones, que los procedimientos de Protección Civil establezcan.
           He ordenado al Secretario de Desarrollo Social que, en coordinación con el gobierno del estado, la dependencia a su cargo realice un censo, como he dicho, para determinar los daños a todas las viviendas afectadas, sin excepción.
             También, le he instruido la activación inmediata del Programa de Empleo Temporal. Ya constatamos, ahora, en El Naranjo, que está activado este programa, precisamente. Y espero que sea así, pronto, en todas las comunidades, con el objeto de que las familias que más lo necesiten, cuenten con un ingreso en medio de la emergencia y, además, nos ayuden a retirar, precisamente, los escombros, los enseres que hayan quedado destruidos, las ramas, los árboles
           La Secretaría de Agricultura, también, tiene mi instrucción para que realice una evaluación de los daños en el campo oaxaqueño y ponga en marcha, cuanto antes, un esquema de apoyo a los productores afectados.
            También, he instruido a la CONAGUA que mantenga un monitoreo permanente de las presas, los ríos, los caudales hídricos del estado y tome las medidas necesarias para garantizar, desde luego, el abasto pleno de agua potable.
            También, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene la instrucción de agilizar la reparación de carreteras y caminos dañados, que estén en competencia del Gobierno Federal, y colaborar o explorar con las autoridades estatales y municipales la manera de ver cómo podemos hacer que se rehabilite, precisamente, la infraestructura carretera y de caminos, que haya quedado dañada por este huracán.
            La Comisión Federal de Electricidad, también, tiene la instrucción de que se normalice totalmente el suministro de energía eléctrica.
           Voy a pedirle a la propia Directora de Protección Civil que, con el Director de la Comisión Federal y el personal asignado aquí en la región, me den un reporte puntual si es que no se ha restablecido totalmente el suministro en esta región.
            Aunque en la información que tengo en mis reportes es que se ha avanzado ya prácticamente en todo el estado.
            He girado instrucciones para que se movilicen brigadas sanitarias. No prevemos ningún brote epidemiológico a consecuencia del huracán, pero es importante mantener la guardia y evitar que por falta de medidas preventivas pueda generarse alguna circunstancia que no queremos que se genere.
             Se tomaron ya medidas, también, y deben ponerse en práctica otras para entregar insumos que faciliten la desinfección del agua potable, de frutas, de legumbres, de alimentos, a fin de evitar cualquier brote infeccioso.
             Y finalmente, amigas y amigos, señor Gobernador, señores Alcaldes, Legisladores, Secretarios:
             Yo reitero que el Gobierno Federal va a estar con ustedes, va a estar con Oaxaca hasta que se supere esta emergencia y todas las viviendas afectadas sean reparadas.
             No podemos evitar los fenómenos naturales. No podemos evitar ni los temblores, ni los huracanes, pero sí podemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para reducir al mínimo posible la pérdida de vidas humanas y resarcir, hasta donde sea nuestra capacidad, la perdida de bienes materiales.
             Por ello, los convoco a seguir alertas, a que reforcemos las medidas de prevención de riesgos y de autoprotección.
             Y les reitero a los oaxaqueños que no están solos, que con el apoyo de los tres órdenes de Gobierno vamos a superar esta emergencia, que seguiremos, desde luego, hasta cumplimentar totalmente los apoyos a vivienda, no sólo de este desastre natural, sino de los ocurridos por el sismo o generados por el sismo hace algunos meses.
             Como ya informó el Secretario de Desarrollo Social, se ha terminado, prácticamente, la reparación de las casas con daño menor, y se está a punto de terminar las de daño parcial, y se tiene un proceso ya muy avanzado en la restitución de hogares en el caso de daño total.
      La fuerza de la naturaleza puede ser devastadora, pero la fuerza de la ciudadanía y de las mexicanas y los mexicanos organizados, y cooperando entre todos, es mucho, muchísimo mayor.

1 comentario:

Juan S Iles C dijo...

El voto moderno va acompañado de eficiencia y en realidad la gestion panista esta cargada de ocio , no se diga del pasado o del ahorro para salvar las finanzas esto requiere de un cambio de modelo y en esto ni el PAN ni el PAN lo resolvieron , lo que aplicarón fueron parches y acarreo de jovenes estudiantes sin perspectiva de desarrollo a los cuales hay que integrarlos trabajando para su maduracion para despues venderlos como bolillos , como nos tiene acostumbrados los politicos de siempre .
El valor radica en cambiar este modelo de desarrollo economico regional de acuerdo a sus caracteristicas geograficas para determinar politicas mas acordes a la poblacion y desarrollo de vida
saludos y suerte en tu eleccion