jueves, 9 de octubre de 2008

NIÑOS CON PROBLEMA DE LENGUAJE


PSICOLOGIA DEL DIF ORIENTA
SOBRE PROBLEMAS DE LENGUAJE.

Dan opciones de atención a niños con alguna discapacidad.

Poza Rica, Ver.- Una de los tantos aspectos que el departamento de psicología atiende es detectar en niños y las razones por las que presentan problemas del lenguaje, y si es necesario canalizarlos a atención médica en la unidad Básica de Rehabilitación del DIF debido a algún otro padecimiento.

Teniendo como asistentes a los padres de los beneficiados por el área de becas, en esta ocasión el tema a tratar fue las características que se presentan en los niños con deficiencia en el lenguaje y las posibles causas y soluciones que sean las más adecuadas.

La psicóloga Gisela César Hernández comentó que las dificultades al hablar pueden identificarse por la pronunciación de fonemas, la estructuración de frases y la transmisión correcta del sentido del mensaje, que muchas veces a pesar de ser niños de avanzada edad no logran transmitir el sentido correcto.

Pueden ser distintas las causas que dan origen a ese problema como un problema en el aparato fonoarticulador, cuerdas bucales, paladar hendido, hipocausia (sordera), por accidente, por herencia, complicaciones con la parte del cerebro que regula el lenguaje, por una experiencia traumática vivida o por retraso mental. Agregó que muchas veces el retraso en el habla puede ser por algún problema neurológico, de igual manera sucede que cuando los niños pronuncian mal las palabras, en ocasiones es por imitación de los padres o porque no tengan un problema

Aseguró que la manera de estimular al niño en la fluidez de su lenguaje es enseñarles figuras, cosas y repitiendo sus nombres, con lenguaje manual, como el uso de tarjetas con dibujos, así como hablarle constantemente para que identifiquen a sus seres queridos y su entorno, además de realizar constantemente preguntas abiertas para estimular la agilidad mental.

Para los niños en edad escolarizada recomendó, en caso de que pronuncie incorrectamente una palabra o frase, hacer la corrección y motivar a decirla, pero sin críticas, humillaciones o golpes.

En caso de como padres percibir una reacción o desempeño anormal acudir a especialistas para descartar un problema de audición con un terapeuta del lenguaje o un foniatra.

Buscar opciones educativas en los Centros de Atención Múltiple, que son centros especiales para niños con alguna discapacidad o bien en escuelas regulares que tengan la opción de incluir en su alumnado a niños con capacidades diferentes.

Así mismo, la psicóloga exhortó a los padres a no dejar que pase el tiempo al detectar anomalías en el habla de su hijo, ya que un niño que habla mal, escribirá mal también y debe atenderse ya que provocará en algún momento problemas en su aprendizaje.
“Que no rechacen a nuestros niños, también tienen la oportunidad de estudiar, no tienen por qué apartarlos o rechazarlos, más bien incluirlos, porque son personas que sienten y tienen derechos igual que nosotros”. Comentó al ponente en relación a las escuelas que no aceptan niños con alguna discapacidad o retraso mental.

Para finalizar se llevó a cabo una dinámica entre padres de familia donde utilizaron la expresión corporal, sin palabras, para representar frases sólo con gestos y movimientos para valorar de alguna manera la dificultad por la que pasan los niños que sufren de algún problema de articulación del habla y reflexionar sobre la atención y cuidados especiales que requieren.